Translate

Friday, 13 December 2019

Dorrego






Los integrantes del grupo unitario rivadaviano, primeros endeudadores del país, tras dejar a un Estado nacional en ruinas, con una situación internacional gravísima y una guerra ganada a Brasil en los campos de batalla pero perdida en los papeles, se retiraron del gobierno, pero no del poder. Le dejaron a Manuel Críspulo Bernabé Dorrego Salas una maldita herencia con mínimos márgenes para innovar o cambiar el rumbo de la economía y la política.
 
Republicano, federal y democrático, Dorrego, enfrentando poderosos intereses, tratará de torcer lo que muchos imaginaban como un destino manifiesto del fracaso nacional. Suspenderá el pago de la deuda, aplicará medidas de gobierno en defensa de los sectores populares e intentará una política de acercamiento con los gobernadores de provincia buscando evitar el naufragio y la disolución de la nación.
 
El principal objetivo de la política financiera de Dorrego fue terminar con la especulación que tenía como sede al Banco Nacional creado por los rivadavianos. Resultaba imposible seguir endeudando al país. En favor de las clases populares, fijó precios máximos sobre el pan y la carne para bajar la presión del costo de la vida y prohibió el monopolio de los productos de primera necesidad. Tuvo éxito y en febrero y marzo de 1828 el peso recuperó casi todo el valor que había perdido gracias a la política de Dorrego.
 
A mediados de 1828, la mayor parte de la clase terrateniente, afectada por la prolongación de la guerra, retiró a Dorrego el apoyo político y económico. Le negó, a través de la Legislatura, los recursos para continuar la guerra, llevándolo así a transigir e iniciar conversaciones de paz con el Imperio esclavista del Brasil.
 
El 1º de diciembre de 1828 el general unitario Juan Galo de Lavalle encabezó una sublevación contra el gobierno del coronel Manuel Dorrego a quien depuso. Pocos días más tarde Dorrego fue capturado y condenado a muerte, sin proceso ni juicio previo.
 
Dorrego fue fusilado, por orden de Lavalle, en un corral a espadas de la iglesia del pueblo de Navarro, el 13 de diciembre de 1828. Pero a los "salvajes unitarios" no les alcanzó con fusilarlo sino que, como consta en la autopsia, le cortaron la cabeza y se la destrozaron a culatazos.
 
Cuando Simón Bolívar se enteró del fusilamiento de Dorrego, dijo que "en Buenos Aires se ha visto la atrocidad más digna de unos bandidos". San Martín, que llegó hasta Montevideo poco después del golpe de Lavalle, no tenía duda alguna sobre quién era el principal responsable del crimen: "los autores del movimiento del 1° de diciembre son Rivadavia y sus satélites, y a usted le consta los inmensos males que estos hombres han hecho, no solamente a este país, sino al resto de América, con su conducta infernal".



Fuente: www.elhistoriador.com.ar

Sunday, 8 December 2019

John en el recuerdo




A 39 años de la muerte del célebre músico británico las motivaciones del homicida Mark Chapman siguen siendo objeto de debate y teorías conspirativas.

El 8 de diciembre de 1980 en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos (EE.UU.Mark Chapman descargó cinco disparos contra el exbeatle John Lennon, quien murió minutos más tarde camino a un hospital.




39 años del asesinato del célebre músico y activista, las motivaciones del homicida siguen siendo motivo de debate y teorías conspirativas.
¿Fue Champan un fanático enloquecido o un instrumento de la inteligencia de EE.UU.?.




Pese a otras hipótesis que circulan hace años en Internet donde se pueden encontrar versiones sobre la "conexión extraterrestre" del asesinato, o incluso especialistas que ponen en duda que Chapman haya sido el verdadero tirador, a través de los años la teoría de que el homicida actuó bajo órdenes de la Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA por sus siglas en inglés) es la que ha cobrado más fuerza.
La investigación más acabada sobre esta hipótesis la llevó adelante el periodista estadounidense Fenton Bresler en su libro ¿Quién mató a John Lennon?. Allí, Bresler sostiene que el asesino Chapman no era para nada un fanático admirador del músico como se señaló en el informe oficial, sino un agente externo de la CIAreclutado a través de la Asociación Cristiana de Jóvenes.




Chapman partió a los 19 años al Líbano a través de dicha asociación cristiana como voluntario durante la guerra civil en ese país, pero habría sido huésped de un campamento de la inteligencia norteamericana, sostiene el periodista. Allí fue presuntamente sometido a terapias de hipnosis y experimentos de “lavado de cerebro” con drogas en el marco del programa secreto MK Ultra que una comisión investigadora del Congreso reveló como cierto en 1975.
El propio Chapman declaró en el juicio tras la muerte de Lennon que una voz en su cabeza le había dicho: “hazlo, hazlo, hazlo”, segundos antes de apretar el gatillo.
La conexión con la CIA plasmada en el libro también señala los vínculos de la organización cristiana World Vision -que Chapman integró- con la agencia, y plantea el interrogante sobre cómo el asesino logró atravesar varios aeropuertos portando el arma con la que le quitó la vida al exbeatle.



Lo cierto es que los últimos años de vida de John Lennon habían estado signados por su activismo y compromiso político, convirtiendo al músico en un personaje incómodo para el Gobierno de EE.UU.

Archivos desclasificados de la Oficina Federal de Investigación (FBI por sus siglas en inglés) demuestran que Lennon era objeto de seguimiento y espionaje. Su oposición a la Guerra de Vietnam, la cercanía que mostró con grupos como las Panteras Negras, y el apoyo que brindó a distintos conflictos sindicales en EE.UU. lo habían colocado en la mira de la administración del entonces presidente republicano Richard Nixon, que intentó deportarlo en varias ocasiones y puso obstáculos a la obtención de su residencia legal en el país.
El material de inteligencia hecho público incluye un mensaje del entonces director del FBI, Edgar Hoover, en el que indica que el caso Lennon “debe ser manejado de una forma rápida y por agentes con experiencia”. Otro documento fechado en 1972 advertía sobre la cercanía del británico con grupos “que siguen la línea comunista china”.

Poco después, de manera premonitoria dijo a la prensa que a "toda la gente que la toman en serio como Martin Luther King, y Kennedy y Gandhi les pegan un tiro”.
Mas premonitorio aun en1969 escribio" si esto sigue yendo asi' me van a crucificar" en La balada de John y Yoko,


Lennon llevó la canción a la casa de McCartney el 14 de abril de 1969, antes de grabarla esa misma noche.  Recordando la controversia engendrada por el comentario de Lennon "más popular que Jesús" en 1966, McCartney se alarmó por las referencias a 'Christo' en la nueva canción, pero accedió a ayudar a Lennon.
 Ono más tarde dijo: "Paul sabía que la gente estaba siendo agresiva con John, y sólo quería hacerlo sentirse bien.
Paul tiene un lado muy fraternal  hacia John.


La canción fue prohibida en las emisoras de radio de Estados Unidos por las palabras "Cristo" y "crucificar":
"Christ you know it ain't easy, you know how hard it can be. The way things are going, they're going to crucify me".
Español: "Cristo, sabes que no es fácil, tú sabes lo difícil que puede ser. Como van las cosas, me van a crucificar".

 Lennon llevó la canción a la casa de McCartney el 14 de abril de 1969, antes de grabarla esa misma noche.  Recordando la controversia engendrada por el comentario de Lennon "más popular que Jesús" en 1966, McCartney se alarmó por las referencias a 'Christo' en la nueva canción, pero accedió a ayudar a Lennon.
 Ono más tarde dijo: "Paul sabía que la gente estaba siendo agresiva con John, y sólo quería hacerlo sentirse bien.
Paul tiene un lado muy fraternal  hacia John.

La canción fue grabada sin George Harrison (que estaba de vacaciones) y Ringo Starr (quien estaba filmando The Magic Christian).  En la biografía de Barry Miles, McCartney recuerda que Lennon tuvo una repentina inspiración para la canción y había sugerido que los dos deberían grabarla inmediatamente, sin esperar a que los otros Beatles regresaran.  Reflejando esta situación algo inusual, las grabaciones de la sesión incluyen el siguiente intercambio:Lennon (on guitar): "Go a bit faster, Ringo"
McCartney (on drums): "OK, George!"

La sesión marcó el regreso de Geoff Emerick como ingeniero de grabación en una sesión de los Beatles después de que había dejado de trabajar con el grupo durante las tensas sesiones de White Album nueve meses antes.
Lennon hizo la voz principal y tocó las dos guitarras (acústica y eléctrica) y , McCartney hizo los coros y tocó el bajo, el piano, la batería y las maracas. El riff del outro fue inspirado por la canción de Johnny Burnette y Dorsey "Lonesome Tears in My Eyes", versionada por The Beatles en sus primeros años y grabada en el disco Live at the BBC.



Por: teleSUR - MA - SH   / Wickipedia / comentarios Javier Miro