Translate

Sunday, 22 November 2020

Diario de Izza Cap VI Encuentro en el Motel

 

MOTEL


La vida transcurre en medio de un vaivén de emociones. Pero el amor, siempre lejano al influjo de los vientos pasajeros, dejan en los poemas del yo lírico la certeza de su calidad que atraviesa lo pasajero del tiempo. Creer en el amor, en una sociedad que lo insulta, es tomar la decisión de redescubrirlo.

 

En los estados mixtos la excitación y la inhibición están presentes en forma concurrente, pero el cuadro clínico es dominado por la excitación (manía) o inhibición (depresión).

 

El taxi paro’ en la puerta del Motel, no acepto’ ningún pago y cuando estoy por alejarme del vehículo el chofer se baja y retira un bolso del baúl.

 

-Este bolso contiene un par de mudas de ropa de su tamaño, hasta que sea seguro acercarle algo desde su casa

 

-Gracias piensan en todo no?

 

-Espere … no vaya a la recepción, esta es la llave, el llavero tiene el numero de la habitación, en el frigobar tiene algo para comer unos sanguches y unas bebidas, ya está todo pago.

 

-Hice un gesto de despedida con la mano y me retiré en silencio

 

Subo las escaleras del típico motel, donde arriba me espera un corredor externo y una larga línea de puertas, una verdadera oda al alojamiento denostado compuesta por un edificio alargado, bajo, con grandes ventanales de vistas a una playa de estacionamiento desolado.

Mientras miro alejarse el taxi, veo esfumarse mi vida normal, las reuniones de trabajo, los objetivos de venta, las caminatas los fines de semana por la reserva ecológica de la costanera con mi hijo, el futbol 5 de los Viernes a la noche y alguno que otro encuentro amoroso durante el fin de semana.




 

La escena al abrir la puerta de la habitación es más que deprimente, paredes de color marrón un cuadro con motivos campestres de muy mal gusto. Las sabanas que en algún momento habrán lucido un color azul claro hoy celeste lavado.

Impregna de repente mis fosas nasales un olor a humedad acre y macabro proveniente posiblemente del colchón, un camastro blanco y desgastado por el uso de cientos de sueños callejeros, que se hunde exageradamente ante el peso de mi cuerpo al recostarse.

 

Dejo la cama y me decido por una ducha. En el baño me recibe una pobre luz cenital, un espejo mínimo y cascado de triste aspecto, al abrir la canilla, la vieja flor oxidada despide una llovizna pobre y mezquina.

 

Observo por la ventana el movimiento de las ramas del eucalipto a merced de un repentino viento mientras el vapor del agua caliente creaba en el cuarto la atmosfera perfecta para una película de terror, el sitio, un resguardo furtivo para amantes pobres, prostitutas de ‘tercera’, lustrabotas, vendedores ambulantes, desplazados, adictos y errantes viajeros sin destino.

 

 A pesar de lo austera, la breve ducha me provoca un ansiado bienestar un oasis en medio de una realidad abrumadora.

La atmosfera artificialmente creada por el vapor acompañada por una cerveza bien fría que encontré’ en al frigobar indujeron a mi mente a un placentero estado de somnolencia, antes de entregarme totalmente al sueño recordé poner mi alarma a las 8:00 de la mañana para estar listo puntualmente al arribo del taxi parapolicial que me llevé al cuartel.

 

De inmediato quede sumergido en ensueño apacible, sueño letárgico a compás del rumor de las ramas del eucalipto mecidas por el viento nocturno y fresco del este.

 

El descanso fue tan profundo y relajado que con las primeras luces del día y el canto de los pájaros desperté energizado y contento de emprender un nuevo desafío.

 

El reloj marcaba las 7:30, con tiempo suficiente para darme una ducha rápida.

Al salir del baño con una toalla alrededor de mi cintura, unos fuertes golpes en la puerta alteraron la tranquilidad de la incipiente mañana.

 

Antes de llegar a alcanzar el picaporte los golpes se repiten furiosos e insistentes a la vez que una fuerte voz femenina anunciaba con tono decisivo:” Policía!!”

 

Al abrir apenas una hendija para chequear si realmente era policía un brazo atraviesa la hendija como si atravesara la endeble puerta de madera mostrando una placa




 

La pequeña abertura fue suficiente para que una sombra empujara con todo su cuerpo y una fuerza inusual la puerta y al mismo tiempo enfocara con su otra mano una fuerte linterna en mis ojos que me enceguece.

 

Pude no sin esfuerzo distinguir en shock una campera de cuero. vi caer una corta falda y entre reflejos una cabellera rubia moviéndose hacia mí.

 

Sin darme tiempo a reaccionar ella tomo’ mi brazo con el que sostenía la puerta termino de entrar de un empujón, roto’ mi brazo hacia atrás de mi espalda y me empujo con todo el peso de su cuerpo contra la pared adyacente a la puerta quedando totalmente inmóvil de cara a la pared.

 

Seguidamente estiro’ su pierna derecha y empujo’ de una violenta patada la puerta que se cerró de un golpe y torciendo mi otra mano hacia atrás sentí el frio inconfort de las esposas apretando mis muñecas

 

 

Mi cara torcida contra la sucia pared no me permitía ver, pero con su agitación empiezo a sentir su cálido aliento sobre mi nuca, y un aroma a jazmines invadía mi olfato repentinamente despejando el inicial olor de la campera de cuero.

 

Siento su piel sus senos libres entre la campera de cuero, su vientre , sus pelos púbicos rozan mis manos esposadas, su sexo humedecido se refriega contra mis nalgas.

 

Mi esfuerzo por reconocerla fue inútil porque ella coloco de inmediato un pañuelo negro sobre mis ojos dejándolos totalmente cubiertos. Estaba seguro de que era ella, pero no podía verla

 

 

A…Amanda ¿?

 

SHH SHH ni una palabra, que puede haber micrófonos.

 

Sentí mi cuerpo desnudo despojado de la toalla y unos dedos vibrantes recorrerme centímetro a centímetro.

 

La sentí suspirar, apretarme las nalgas, sumergir su mano izquierda por entre mis piernas hasta apretar mis testículos, su boca besaba mi espalda y mordía mi cuello

Viro’ rápidamente mi cuerpo con fuerza y destreza, quedando mi espalda y mis brazos esposados contra la pared.

 

Aun no pude ver su cara pues se movió rápidamente con su boca y su lengua sobre mi pecho, para bajar enseguida hacia mi vientre y alcanzar con su boca jugosa y caliente mi pene erecto

 

Al cabo de un lapso suspendió el exquisito fellatio de forma inesperada y de golpe me ordeno’ 

": -camina hacia la cama"-.

 

No pensé en oponerme sabiendo íntimamente que solo podría esperarme mas placer, camino lentamente hasta sentir el borde del colchón rozando mis muslos

 

Siento sus manos sujetar con firmeza mis hombros, y imprimiendo fuerzas opuestas obligarme a girar, quitarme las esposas, para luego empujarme para dejarme caer boca arriba sobre la cama.

 

 

Ahí se montó sobre mi miembro y una vez penetrada comenzó a cabalgarme, quise acariciarle sus pechos, pero no me dejo’… siguió follándome locamente, entonces note como le venía su orgasmo, yo intente controlarme, pero no pude, y tuve en ese momento el mío también. Fue fantástico, salvajemente fantástico




 

Aun jadeando agitada se retiró de mi cuerpo y cuando intento reincorporarme, me dice no te muevas ni te quites la venda, tengo una sorpresa.

 

Luego escuche sus pasos dirigirse hacia la puerta y abandonar la habitación

 

Me quite de inmediato el pañuelo de mis ojos me dirigi’ hacia la ventana, pero ya se había ido, ni siquiera rastros de su automóvil, aun recobrando mi aliento después del encuentro, el sonido prepotente de la segunda alarma me vuelve a la realidad.

 

El taxi estará en 5 minutos, mi corazón palpitante y mi cerebro abandonan el letargo post coital para convencerme de tomar alguna de las horribles mudas de ropa del bolso y componerme para la reunión en la seccional

 

Un pantalón gris, una camisa blanca y unos zapatos marrones componían mi aburrido vestuario matinal.

 

Ni tiempo para protestar tuve pues al abrochar el ultimo botón de mi camisa el taxi se arrimaba a la playa de estacionamiento.




Tuesday, 29 September 2020

El Diario de Izza Capt V parte 3 LA REUNION CON EL INSPECTOR ABARCA

 

LA REUNION CON EL INSPECTOR ABARCA

 

Me pongo de pie rápidamente y salgo apresurado de la oficina de la doctora para dirigirme al despacho que se encuentra cruzando el oscuro y angosto pasillo.

 

Camino lentamente los ocho o nueve pasos, hasta encontrarme con la vieja puerta alta con banderola, despintada y triste.

 

Corría por el lúgubre pasillo un viento seco y frio, sin lugar a duda una ráfaga del mismísimo Pampero, que me traía despiadado entre augurios y presagios, la sombría perspectiva de un fin absoluto.

 

La situación me encontró demorado por unos segundos dudando si era el momento oportuno o no para golpear mientras mi mente recordaba placentera la dulce y sensual voz de la doctora, El micro sueño fue interrumpido abruptamente por la voz militar, seca de Abarca que se proyectaba por un viejo parlante que se encontraba encima del marco superior de la puerta: -Salguri …pase, no se quede ahí parado!!

 

El maldito inspector por supuesto tenía una cámara instalada en el pasillo por seguridad.

 

Entro rápidamente tratando de mostrarme seguro sin demasiados sociales, una vez sentado frente al escritorio Abarca me descoloca con una pregunta inesperada-: Que tal le fue con mi pareja?

-¿La Doctora? Disculpe, no sabía que estaban juntos.

-Iré’ directamente al grano, Salguri digamos que su credibilidad como testigo como bien le habrá’ informado la doctora esta’ en la zona gris entre dudosa y cuestionable. Lo cual no tiene nada que ver con su honestidad, su veracidad, o sus buenas intenciones de colaborar con la justicia.

 

Los últimos eventos constituyen una mancha más en el dilema

 




-¿Porque? No entiendo

 

-Mire lo que usted registro y se tomó el trabajo de recordar en detalle tiene un gran inconveniente.

 

El auto, el modelo, el color, el número de patente y la detallada descripción del sujeto y la breve aparición de la chica parecen calcados del reporte producido por el investigador que cubrió’ el caso Rosenthal.

 

-¿El caso Rosenthal?-...Mi boca se seca rapidamente y mi mente da vueltas sin parar y siento  ansiedad y espanto ante la posibilidad de que todo esto haya sido producto de mi imaginacion. Mi mayor miedo desde que encontré el diario de Izza fue el crecimiento de mi ansiedad y el sufrimiento de pasajes de despersonalización…, la sensación vertiginosa de perder el control y sobre todo de desarrollar cierto tipo de esquizofrenia.

Disimulando mis temores escucho atento la exposición de Abarca, aparentemente inadvertido del estress que me provoca. 

-Macabro siniestro ocurrido en 1990 , hace ya más de 20 años.-continua el inspector-.

El criminal secuestro’, violo’ y torturo’ una serie de jóvenes de la zona, (creemos que fuero tres), la ultima la hija del empresario Samuel Rosenthal , su nombre era Sara.

Un vecino alerto’ de movimientos violentos hacia una chica por parte del conductor de un veloz vehículo circulando por la zona, la descripción nos puso muy cerca tras las pistas siguiendo de cerca al perverso en una feroz persecución policial, el auto que conducía era un Ford Falcon Futura.

 

Solo que el conductor perdió el control del volante y se estrelló contra una arboleda un poco posterior al semáforo que usted describió’ el coche se prendió fuego y allí quedaron los restos de él y de la chica.

 

El tipo era proveedor de la empresa del padre importaba uniformes y equipos de protección industrial, delantales guantes de látex, mascaras cascos.

 

-Me encuentro abrumado, usted debe pensar que alucino, que me estoy volviendo loco, pero para mí la situación fue bien real.

 

-Los forenses rescataron partes del cuerpo de Sara y pudieron confirmar que fue sometido a todo tipo de horrores y vejaciones, informe que por suerte pudimos evitar que llegue a su padre que creyó’ que su hija murió’ en un accidente provocado por un secuestrador imprudente.

 

-Y el coche? Pregunto casi imaginando la respuesta

 

-Casi irrecuperable termino en un desarmadero de Berisso

 




Una de las cosas que suceden en estas calles, es que mucha gente es perseguida por coches fantasma. La gente maneja y de repente ven que unas luces que vienen de un coche las persiguen. Estas luces no desaparecen hasta que la persona siendo perseguida se va a otra calle.  Este encuentro le ha pasado a casi todas las personas que manejan en esta calle tenebrosa y completamente desolada por la noche.

 

No es extraño que la gente reporte encuentros peligrosos o persecuciones por parte de vehículos dignos de cuentos de terror, como por ejemplo se ha avistado en la zona un viejo camión militar Dodge de 1935 igualito al que había dejado abandonado en una granja de California el diabólico Charles Manson.

 

También se reportó un Mercedes blanco patente extranjera de Asuncion 177561circulando de contramano en la ruta a La Plata, si se fija en los archivos notara’ que es el mismo en el que fue asesinado el dictador Somoza

 

Algunas noches se ha visto cruzando semáforos en rojo a toda velocidad sin la más mínima intención de aminorar la marcha o visualizar automóviles o peatones a un Dodge Coronado (chapa patente C726713) color ladrillo y techo vinílico, si mal no recuerdo es el mismo auto en el que encontraron en el baúl chorreando de sangre a los padres de los hermanos Shocklender trágicamente asesinados.




 

A esto le podemos sumar la constante niebla, el humo por la quema de basura, las luces malas, el deambular de personajes extraños como la Llorona o el viejo Augusto.

 

-¿El viejo Augusto? Interrumpo curioso su relato cuasi fantástico.

 

-Un linyera endémico de la zona que cuenta historias y transita por el cementerio.

 

-Por supuesto ninguno de estos coches jamás se ha encontrado

 

Sin embargo, existe la posibilidad de que algún sujeto con mente enferma se tome el trabajo de reproducir todos los detalles minuciosamente de algún asesino como este del caso Rosehnthal

 

Le llaman copycat en Ingles, disfrutan con sembrar el pánico y confundir a la policía especulando con la posibilidad de que algún famoso asesino serial volvió a las calles o algo macabro supernatural está aconteciendo.

 

Son extremadamente narcisistas y detallistas, pero la espiral de complicados rituales los hace a veces a cometer un error.

 

-¿Entonces me cree? ¿Existe la posibilidad de que alguien ande por esta zona secuestrando, torturando, matando?

 

-Salguri, … este monstruo existe, de alguna manera, por alguna razón lo eligió a usted como comunicador de su obra maléfica.

 

Usted, no va a poder seguir con su vida normal, ya todo ha cambiado, el desea utilizarlo para confundirnos, para seguir jugando este juego macabro.

 

-Es cierto no voy a poder seguir andando solo hasta altas horas de la noche por cualquier lado visitando clientes, voy a concentrarme a trabajar en horario de negocios y …

 

-No Salguri, no solo eso, todo lo demás, su casa , su familia , sus salidas, usted va a entrar en el programa de protección al testigo.

 

-No entiendo.

 

-Ahora vamos a terminar el interview, usted va a salir por este largo pasillo, pero para el otro lado no por donde entro’, ahí atrás lo va a estar esperando un taxi, se mete sin decir nada.

El taxi lo va a llevar al Motel Panorama, se va a quedar ahí descansando, se toma una cervecita, ordene unas pizzas, que se yo … mire una película.

 

Mañana a las 7:30 lo va a estar esperando el mismo taxi, ojo no se suba a ningún otro y lo va a traer aquí donde vamos a tener la primera reunión del grupo de investigación.

 

-Pero no Abarca!, yo tengo que ir a trabajar, luego tengo que ir a buscar a mi hijo, este fin de semana le toca estar conmigo y tengo que…

 

-Nada de eso, ya avisamos a su trabajo, le mantienen el puesto sin problemas, su familia ha sido re locada a una nueva dirección en otra provincia esto será por unas semanas.

 

Me quede’ en silencio, abrumado vacío, recordé la frase del Emperador Marco Aurelio después de la sangrienta batalla contra los Germanos en el Monte Cárpatos “  El silencio se siente entre los cipreses de este panteón, donde se excavaron unas 2.000 tumbas ,  en ese terreno pantanoso donde el dolor hace el eco del silencio, en solitario somos protagonistas inevitables de esta larga noche”

 

O como relata Dante cuando el protagonista entra al Tercer circulo del infierno “La oscuridad del Infierno o de la noche privada de toda estrella, entenebrecida por las nubes hasta lo sumo, no echarían sobre mi vista un velo tan denso como el que nos envolvió’, siendo tal la aspereza que no podían los ojos permanecer abiertos”

 




-Salguri!! Se ha quedado usted dormido ¿?

 

-La voz de Abarca me saco del profundo sopor depresivo y exhale’ el suspiro que contenía el aire de los últimos vestigios de mi vida tal como había sido hasta hoy

 

El taxi lo está esperando, mañana con todo el equipo le echamos un buen vistazo a ese diario.

 

El diario ¡!… ahora que recuerdo lo deje’ en mi casa.

 

No se preocupe, ya lo mandé a buscar, ya está seguro en nuestras manos.