Translate

Friday, 26 May 2017

SOCIAL MEDIA EL DRAMA DEL TANGO EN EL SIGLO XXI

SOCIAL MEDIA

LETRA








Ayer te vi con otro en mi facebook
Te vi sonreír con vivida maldad
Tu cuerpo atrapado en ese jean que tanto ajusta
Que irónica crueldad
 mis amigos, dieron
¡Me gusta!


Dejas de contestar el celular
Dicen que me negaste la amistad
Solo recibo cientos de mensajes, encuestas
y avisos pa adelgazar

Image result for social media javier miro
Social media
Que tragedia Alienado Cyberneto                                                               
, Deambulando la galaxia, Parezco el Capitán Beto
Preguntando donde estas

Tendré que enfrentar la calle
Tendré que golpear tu puerta
Mirar de frente a tu vieja,
 tu hermana recién despierta

Por qué no nos arreglamos,
Nos besamos por la nube
abrimos cuenta de google
y apretamos por wasap

Sigo enviando mensajes que ignoras
Tampoco puedo verte por Skype                        

Caritas y perritos, besos, corazoncitos
Versos y  flores virtuales      

En tu casilla del chat

Abrir el mensajero y encontrar
que no hay mensaje tuyo, solo spam
Solo recibo cientos de mensajes ,encuestas
y avisos pa adelgazar

 Soy un paria, que malaria
Alienado cyberneto, Deambulando la galaxia
Parezco el capitán Beto
Preguntando donde estas







Thursday, 25 May 2017

Tras las huellas del tapir



Tras las huellas del tapir











Te perseguí a sol y sombra
En la tierra del cayman
Yo tengo un sueño enjaulado 
Ardiendo en Pachacamac
Y estuve ciego luchando
en el temblor de aymara
Lleno de fuego ensangrado
Yo te advertí del chacal
De su rencor desbocado
y de su odio voraz






Yo que te busque sin descanso
 tras las huellas del tapir
Contemplé el Illimani y decidí morir
Estoy en la celda de al lado
Se del final por venir
Guarda el machete afilado
Y prepara tu fusil



Soy visionario testigo
de la senda del sunchal
Soy un buen samaritano
sé que me recordaras
Tu construiste en el cerro
templo sagrado quirnal
Sigo escondido en la selva
a orillas del lagunal
Sigo de cerca tus pasos
Mi flor de mburucuya


Yo te busque en el sendero 
por donde crece el tarwi
Contemplé el Illimani y decidí morir
Con sed de tiempo prestado
Victoria Huele a jazmín
Guarda el machete afilado
Y prepara tu fusil 









J M 



Friday, 19 May 2017

La Ventana del Señor Stone


La Ventana del Señor Stone


Hoy puedo sentarme a retozar en el jardin y disfrutar de unos buenos mates, escuchando un viejo tema de Purple , hoy escribe mi hija : Nicole Miro 


"En la medianoche el cielo esta ardiendo a través de las profundidades etéreas
 lejos una vez contemple’ con inquieto anhelo una seductora estrella silenciosa"

Astrophobos   H P Lovecraft



Un día se compone de 86.400 segundos. Cada uno contiene innumerables opciones, decisiones y posibilidades. Sin embargo en mi caso mis días pasaban de manera diferente desde el día de mi accidente como una continuidad dolorosa de limitadas opciones, monótonas incomodidades e incertidumbres acerca de mi nivel de recuperamiento.

 Durante el último año, mi mundo ha consistido en estar conectada a máquinas que envuelven los rayos o los tubos que infunden líquidos dentro de mi cuerpo. Como el resto de los pacientes en la sala, monitoreados y drogados hemos abandonado nuestro estatus e identidades personales, de manera que ya no somos las mismas personas que cuando fuimos admitidas al llegar al Hospital.


Mi penosa estadía se desarrollaba en habitaciones de hospital donde las camas se separan por medio de una cortina, siendo estas, pobres guardianes de privacidad, paredes ilusorias que revelan los detalles del interior , gemidos y confesiones , que deberían ser destinadas solamente a los oídos de nuestros médicos. Lo peor de todo esto, es tener que ser tan dependientes de todo el mundo, especialmente desde mi cirugía hace dos meses. En definitiva, resignarse que en estos días mi vida ya no es mía. Las profundas oscuridades de mis ojos confinados por las vendas me dejan a merced de mis manos temblorosas para encontrar mi comida, mi bebida o mis efectos personales o de la asistencia de las abnegadas enfermeras para tareas más complejas.

-"Mimi, estas despierta querida amiga?" Sr. Josh Stone dijo con su voz profunda ronca que tenía un ligero tinte de un acento inglés. El Sr. Stone ha sido mi compañero durante el último mes y medio, nunca lo he visto, aunque estoy segura que lo podría identificar entre una multitud de personas. Es extraño cómo se puede reconocer una persona a partir de un conjunto de sonidos personales aparentemente insignificantes. Por ejemplo, el suave golpeteo de su bastón o el hecho de que él tenía un patrón de respiración irregular (no sé, siempre parecía más rápido que lo normal). El rechino de los dientes cada vez que estaba hundido en sus pensamientos o el silbido leve de la nariz cuando su mente naufragaba por el mundo del subconsciente.

-"Eey, Sr. Stone," dije.  "sí, estoy despierta, estoy muy triste, porque me entere’ que usted dejara' el Hospital antes de que me quiten las vendas de mis ojos, pero en realidad estoy contenta que le dan el alta" "yo sólo quería decir que le agradeceré siempre su amable compañía con todo mi corazón y si todo va bien lo veré en el día de  mi boda este otoño sí?"  — pero antes de irse cuénteme una vez más lo que está viendo por la ventana? Le supliqué.  -"Por supuesto Mimi, te describiré la belleza de este esplendido día, será un placer. Tú sabrás que pronto llegaras a ver mucho más que una ventana, porque pronto el mundo será tu ventana “-el Sr. Stone, respondió.
 - "Oh, que amable es usted"-le agradecí mientras acomodaba mi almohada para recostarme lo más plácidamente posible para impregnar con los colores de su relato mis próximos sueños.

El Sr. Stone, era bastante afortunado pues tenía la derecha de su cama una hermosa ventana que miraba directamente hacia el parque. Todas las tardes Stone me describía los más intrincados detalles que desfilaban ante sus ojos de manera que yo podía imaginar con precisión fotográfica el paisaje de aquel hermoso lugar. Por ejemplo, podía casi sentir cómo los patos y los cisnes jugueteaban en el agua mientras los niños piloteaban los barcos modelados a control remoto desde la costa. Luego describiría los amantes jóvenes caminando enamorados de la mano a través de los canteros repletos de las más diversas flores. Finalmente extendía su vista hacia el horizonte y describía los edificios de la ciudad que se veía en la distancia. 



Así comenzó su ultimo relato  “-A ver Mimi, hoy los rayos del sol propulsan el agua brillante, un grupo de niños trata de recuperar una pelota arrojada al agua por un zurdazo prepotente que dejo' vencido en el suelo al pobre arquero .Minutos de descuento no computados del picado de la tarde , breve excursión de pies temblorosos en la densa agua fría dentro del  territorio custodiado celosamente por los cisnes que expresan su descontento ante la invasión con fuertes graznidos y movimientos amenazantes de su cuello hacia los niños . Los barcos modelados navegan lejos, como naves piratas desafiantes empujadas por el viento sur, los niños absortos transformados en capitanes aventureros siguen desde la costa su destino sin percibir que se alejan de la vista de sus madres. Ellas y su instinto los devuelven a la realidad de inmediato con sus gritos de –“Ten cuidado!”
.
 Pero hoy...hay algo diferente, hay un desfile, las mujeres y hombres vestidos con trajes blancos y rojos, tocando apenas a destiempo su ensamble de trompetas y otros bronces, como la banda que soñó Paul en Sargento Pepper. Los acordes fluyen alegremente con ritmos contagiosos, y en el medio de la marcha hay un hombre y una mujer fuertemente abrazados. Sus ojos parecen tan enamorados, que atraen aún más cerca sus cuerpos el uno del otro irremediablemente.Sus labios confundiéndose en un beso, mostrando total indiferencia por la loca atmosfera que los rodea . Es un día alegre se pueden ver la risa y las lágrimas de felicidad en los ojos de todos los participantes. Realmente hay algo mágico en el ambiente."

Tan mágico que me indujo los más dulces y profundos sueños donde la banda tocaba “Todo lo que necesitas es amor”, y las imágenes se impregnaban de colores vividos fuertes como aquellos que mi mente había empezado a olvidar.


No sé cuánto tiempo dormí, pero al despertar presentía que el senior Stone se había ido, lo cual me produjo una repentina amargura por haber sido tan ingrata y dormirme sin despedirme de él.

Poco después, percibí que mi puerta estaba abierta y podía escuchar a los doctores murmurando palabras que absolutamente no podía comprender totalmente y sentí que se agruparon alrededor de mi cama.
 ¡Ya era hora! - "Hola Mimi, ¿cómo se siente? ¿Está todo bien?" Preguntó el doctor Davidson.
 -"Todo está bien," murmure’ con emoción y manos temblorosas.
 -"Bueno entonces no perdamos tiempo y vamos a retirar las vendas de tus ojos “Davidson respondió.
El proceso comenzó, por cada capa de vendaje removida mi corazón latía más rápido, y mis manos temblaban más intensamente, el suspenso era estremecedor.
¡La oblicuidad de la nada llegó pronto a su fin y la luz, hizo mis ojos arder en el dolor, pero pronto empezaron a ajustar la intensidad de la luz y mi visión borrosa cobro’ asombrosa claridad, finalmente pude ver! Me volví hacia la cama del Sr. Stone y corrí la cortina que nos separaba con la esperanza de que el desfile estuviera todavía allí. Pero no había ninguna ventana.
-"¿Disculpe  enfermera, ¿qué pasó con la ventana del Sr. Stone?" Cuestioné, confusamente.
--"¿De qué estás hablando Mimi, nunca hubo ninguna ventana allí?" ella contestó.
— ¿Pero él solía contarme sobre el parque en la ventana, el desfile, las parejas de enamorados y todos los niños con sus barcos de vela?
 "Lo siento mucho Mimi, pero, aunque hubiera una ventana, el Señor Stone era ciego, ¿no lo sabias?"  la enfermera respondió. 
¿Cómo podía ser? ¿Él estaba ciego? Mi mente estaba tan confundida, pero en mi corazón entendí que todas esas historias más allá de esta habitación, fueron verdaderas en medio de nuestra imaginación y eran mucho más hermosas que cualquier cosa que jamás había visto con mis propios ojos.




Friday, 5 May 2017

EL LIBRO DE LAS SILPHIDES DE ANCAR



EL LIBRO DE LAS SILPHIDES DE ANCAR


Su alteza el Príncipe Pe dueño y senior de las Pampas altas de escondidos valles andinos del Ancar, percibió entre sus súbditos cierto descontento.

A pesar de que gozaban de un buen pasar y que vivian en un valle que les prodigaba deliciosos frutos , pastos tiernos para sus animales, ríos de agua fresca y cristalina y un lago donde navegar y pescar parecia que les faltaba algo .

Su consejero de confianza el venerable anciano Or le advirtió que el malestar se debía al aburrimiento y la falta de desafíos.

Pe le indico' que escribiría el libro mas interesante, y lo ubicaría en un lugar inaccesible y peligroso de manera que si quieren leerlo deberian pasar la prueba.

Hechos los anuncios el pequeño y apacible principado se llenó de grupos entusiastas aventureros preparándose para el desafío.

El libro había sido estratégicamente puesto por Mankor el halcón personal del Príncipe en la cúspide de la angulosa pirámide de Kem construida en el tope del Monte Blanco, por los ancestros fundadores del Pueblo OHM mezcla de guerreros y semidioses provenientes de los mares de Phan Gam


Solo dos grupos llegaron a las cuevas cercanas al Monte, el resto decidieron volver al acogedor bienestar del Pueblo y sus dulces frutos.

Uno constituido por los gigantes guerreros de la guardia personal del Príncipe hombres de notable fuerza y resistencia.

El otro por las sílfides del bosque Rem, pequeñas, agiles trepadoras, bailarinas, delicadas y bellas criaturas.

Los túneles de las cavernas que conducian al Monte iban disminuyendo en tamaño haciéndose más y más pequeños hasta que los gigantes guerreros se atascaban entre las rocas y tuvieron que abandonar el desafío.

Al final del túnel Tina , Lina y Fina ,las sílfides del bosque, se encontraron con la brillante luz del valle y con los primeros manantiales de agua fresca.


Frente a sus ojos el magnífico Monte Blanco,una inmensa piedra escarpada con una pirámide naranja en su cúspide

Solo una planicie de 5 km las separaba del objetivo

Poniendo a prueba la tenacidad de las silfides ,en el transcurso de esos 5 km fueron enfrentadas con peligros mortales, las arenas movedizas de Arral, el pantano de las sanguijuelas, el pozo de las serpientes, los vuelos rasantes de los pájaros kun y el agonizante dolor de las zarzas con espinas al borde del Monte Blanco

Sin embargo, sortearon con inteligencia y bravura cada obstáculo hasta que al llegar a la pirámide entendieron con pesar que su superficie perfectamente lisa y resbalosa y su pendiente hacían imposible la tarea de alcanzar el deseado libro.



Frustradas, exhaustas y tristes se recostaron en las paredes de las pirámides a descansar preparándose para el regreso.

En ese instante el libro cayo magicamente deslizándose por la pared de la pirámide hasta quedar entre ellas.
La excitación de poder contemplar ese ejemplar entre sus manos duro pocos segundos, al comprobar que se trataba de un libro con hojas en blanco.

Lina reviso' las hojas con mayor detalle y descubrió que la primera hoja en realidad, estaba escrita ; y tenía una introducción a puño y letra del mismísimo Principe en la que declaraba:



“Felicitaciones mis dulces bailarines del bosque nunca dude' de que llegarían hasta aquí, por eso dejo para uds Lina , Tina y Fina que nos cuenten los detalles de su aventura y  formalmente como Príncipe de las Pampas altas de escondidos valles andinos del Ancar, en nombre de mi gente les doy mi  eterno agradecimiento por haber terminado con el aburrimiento en el pueblo y habernos enseñado el valor de salir de nuestra comodidad en busca de algo nuevo”




Pasar por el portal de Roxana para leer más relatos

http://sonandounodetussuenos.blogspot.com.au/2017/05/relato-juevero-participantes.html

Thursday, 4 May 2017

Una lagrima/ estado argentino viola compromisos internacionales/ lo innombrable


El estado argentino está violando compromisos internacionales

“El Estado argentino tiene una obligación internacional de investigar, perseguir y responsabilizar adecuadamente los crímenes de lesa humanidad. Entonces, lo cierto es que no se debería aplicar esta ley a nadie que no haya estado en prisión preventiva en ese periodo por más de dos años y no posteriormente. El Estado argentino está violando sus compromisos internacionales, porque los delitos de lesa humanidad deben ser perseguidos adecuadamente, y esto tiene una consecuencia directa en dos sentidos. Por un lado, por ser una errónea interpretación de la ley, no se trataría de una responsabilización adecuada porque eso reduciría ostensiblemente la mayoría de las condenas de los genocidas. Y hay que entender que los genocidas son juzgados 40 años después justamente porque fueron autores del terrorismo de Estado y después el Estado decidió durante una importante cantidad de años dictar leyes de impunidad” (Elizabeth Gómez Alcorta en Notas Periodismo Popular )




Fragmento de" Lo Innombrable " H P Lovecraft


Sin duda se había hecho muy tarde. Un murciélago singularmente silencioso me tozó al pasar, y creo que a Manton también, porque aunque no podía verle, noté que levantaba el brazo. Luego dijo:

—Pero, ¿sigue en pie y deshabitada esa casa de la ventana del ático?
—Si —contesté---. Yo la he visto.
—¿Y encontraste algo... en el ático o en algún otro lugar?
—Unos cuantos huesos bajo el alero. Quizá fue eso lo que vio el niño; si era muy sensible, no necesitó ver nada en el cristal de la ventana para perder la razón. Si pertenecían al mismo ser, debió de tratarse de una monstruosidad histérica y delirante. Habría sido blasfemo dejar tales huesos en el mundo; así que los metí en un saco y los llevé a la tumba que hay detrás de la casa. Había una abertura por donde los pude arrojar al interior. No pienses que fue una tontería por mi parte... Quisiera que hubieses visto el cráneo. Tenía unos cuernos de unas cuatro pulgadas; en cambio, la cara y la mandíbula eran igual que la tuya o la mía.

Al fin pude notar que Manton, ahora muy cerca de mí, experimentaba un auténtico escalofrío. Pero su curiosidad no se dejó intimidar.

-¿Y los cristales de las ventanas?
-Habían desaparecido todos. Una de las ventanas había perdido completamente el marcó; en las demás, no había rastro de cristales en las pequeñas aberturas romboidales. Eran de esa clase de ventanas de celosía que cayeron en desuso antes de 1700. Supongo que
llevaban un siglo o más sin cristales... quizá los rompiera el niño, si es que llegó hasta allí; la leyenda no lo dice.

Manton se quedó pensativo otra vez.

—Me gustaría ver la casa, Carter. ¿Dónde está? Tanto si tiene cristales como si no, quisiera echarle una ojeada. Y también a la tumba donde pusiste aquellos huesos, y la otra sepultura sin inscripción... todo eso debe de ser un poco terrible.
—La has estado viendo... hasta que se ha hecho de noche.

Mi amigo se puso más nervioso de lo que yo me esperaba; porque ante este golpe de inocente teatralidad, se apartó de mí neuróticamente y dejó escapar un grito, con una especie de atragantamiento que liberó su tensión contenida. Fue un grito singular, y tanto mas terrible cuanto que fue contestado. Pues aún resonaba, cuando oí un crujido en la tenebrosa negrura, y comprendí que se abría una ventana de celosía en aquella casa vieja y maldita que teníamos allí cerca. Y dado que todos los demás marcos de ventana hacía tiempo que habían desaparecido, comprendí que se trataba del marco espantoso de aquella ventana demoníaca del ático.

Luego nos llegó una ráfaga de aire fétido y glacial procedente de la misma espantosa dirección, seguida de un alarido penetrante que brotó junto a mí, de aquella tumba agrietada de hombre y monstruo. Un instante después, fui derribado del horrible banco donde estaba sentado por el impulso infernal de una entidad invisible de tamaño gigantesco, aunque de naturaleza indeterminada. Caí cuan largo era en el moho trenzado de raíces de ese horrendo cementerio, mientras de la tumba salía un rugido jadeante y un aleteo, y mi fantasía se valía de ellos para poblar la oscuridad con legiones de seres semejantes a los deformes condenados de Milton. Se formó un vórtice de viento helado y devastador, y luego hubo un tableteo de ladrillos y cascotes sueltos; pero, misericordiosamente, me desvanecí-antes de comprender lo que ocurría.

Manton, aunque más bajo que yo, es más resistente; porque abrimos los ojos casi al mismo tiempo, a pesar de que sus heridas eran más graves. Nuestras camas estaban juntas, y en pocos segundos nos enteramos de que estábamos en el hospital de St. Mary. Las enfermeras se habían congregado a nuestro alrededor, en tensa curiosidad, ansiosas por ayudar a nuestra memoria, contándonos cómo habíamos llegado allí; y no tardamos en saber que un granjero nos había encontrado a mediodía en un campo solitario al otro lado de Meadow Hill, a una milla del viejo cementerio, en un lugar donde se dice que hubo en otro tiempo un matadero. Manton tenía dos serias heridas en el pecho, así como algunos cortes o arañazos menos graves en la espalda. Yo no estaba malherido; pero tenía el cuerpo cubierto de morados y contusiones de lo más desconcertantes, y hasta una huella de pezuña hendida. Era evidente que Manton sabía más que yo, pero no dijo nada a los perplejos e interesados médicos, hasta que le explicaron cual era la naturaleza de nuestras heridas. Entonces dijo que habíamos sido victimas de un toro resabiado... aunque resultó difícil explicar e identificar al animal.

Cuando las enfermeras y los médicos nos dejaron, le susurré una pregunta sobrecogida:

—¡Dios mío, Manton, ¿qué ha pasado? Esas señales... ¿ha sido eso?

Pero yo estaba demasiado perplejo para alegrarme, cuando me contestó en voz baja algo que yo medio me esperaba:

—No... no ha sido eso ni mucho menos. Estaba en todas partes... era una gelatina... un limo.., sin embargo, tenía formas, mil formas espantosas imposibles de recordar. Tenía ojos... uno de ellos manchado. Era el abismo, el maelstrom, la abominación final. Carter, ¡era lo innombrable!



Sin