Translate

Friday, 25 November 2016

UN VERANO SIN EL GORDO SAVIGNON


UN VERANO SIN EL GORDO SAVIGNON



A solo minutos de salir hacia la costa se nos presenta el gordo ataviado con su característica musculosa amarilla bermudas floreadas, leve calvicie en el centro de su cabeza y rulos desprolijos cayendo hacia la mitad de su cuello
Se sube al coche ya casi cargado y nos amenaza:” Voy con ustedes”
Horacio y yo sabíamos que esto representaba el final de nuestros sueños de conquistas y aventuras con especímenes del sexo femenino
De todas maneras después de deshacernos del maldito intruso, abandonándolo en el Paraje El Atalaya, cuando paramos por un café con leche con medias lunas al cabo de unas horas nos encontrábamos nuevamente en Mar del Plata.
Todo parecía más lindo se respiraba un aire fresco de libertad en el balneario La  Sirena, el sol brillaba en forma tenue y cálida acariciando los sentidos, las chicas nos sonreían al pasar luciendo unas bikinis aún más diminutas que en el 86, y el vendedor de barquillos parecía anunciar por el megáfono una gran fiesta en la playa estilo Cancún, donde todo el mundo pasa la noche bailando y tomando vodca en balde.
Los temores y la paranoia iban lentamente disipándose al tono de llegar a decirle a Horacio para tranquilizarlo definitivamente-”Ves,… Dios es Marplatense y para en La Sirena”
Como novedad el balneario presentaba este año la inauguración de una hermosa y prolongada escollera que se internaba unos 300 m en el océano para curvarse y quedar la punta casi mirando de frente a la playa.
Por supuesto era la caminata obligada de cada uno de los visitantes, mostrándose repleta de gente caminando, pescando o sentados en las rocas simplemente disfrutando del paisaje
Bien entrados en la escollera , cuando solo falta 30 m para llegar a la punta, como en las películas la muchedumbre se abra dejando un espacio vacante donde se podía ver a solo unos metros delante de nosotros, un solitario extraño personaje caminado de espaldas, hacia la punta de la escollera.
Escaso metro sesenta de estatura corta y levemente excedido de peso, portando musculosa amarilla bermudas floreadas, tenue calvicie en el centro de su cabeza y rulos desprolijos cayendo hacia la mitad de su cuello, completando la escena manojos de pelos enrulados en sus hombros y un andar con los brazos ligeramente curvados hacia afuera dando un inequívoco caricaturesco estilo patovica.
En 2 segundos nuestro verano marplatense se desvanecía ante nuestros propios ojos, no sabíamos por cierto si era el o no, pero lo que si iba a pasar era que en aproximadamente 15 segundos llegaría a la punta y se daría vuelta quedando frente a frente, a escasos 20 m de nosotros.
Sin tiempo de más, comprendiendo que si nos dábamos vuelta y emprendíamos la retirada (teniendo en cuenta la implacable ley de Murphy) nos reconocería y nos encontraría ,sin duda la única opción era hacia el mar , hacia el frio de las olas , como comentaríamos años  más tarde The Alfonsina’s way.
Sin hablar lo agarro a Horacio todavía en shock y le muestro un senderito más o menos fácil para descender en las rocas. Horacio sin mostrar sombras de titubeos, me sigue con cautela.
Siendo un día hermoso de mar bueno(de acuerdo con la bandera celeste enarbolada por los guardavidas) con la rompiente a unos 200 m y  la corriente tirando para la costa no había mucho que pensar, solo había que nadar fuerte los primeros 20-30 m para no ser arrastrados por la corriente que tira hacia las rocas y luego sin mucho esfuerzo, pero de manera constante, nadar hasta poder barrenar las primeras olas.
Juntos desde una roca a la altura del agua libre de rocas alrededor que nos pongan en peligro, nos zambullimos y personalmente sentí en el frio del agua el placer de recuperar la libertad, retrotrayéndome el momento a imágenes del film "Papillon".
Luego de unas brazadas veo a mi amigo avanzando muy lentamente, cabeza en alto chapaleando brazadas ineficientes e infantiles (estilo perrito) , muy preocupado doy la vuelta y le pregunto –“Estas bien”?-“ Si “dice Horacio algo agitado,” lo que pasa es ….que …glup (traga un poco de agua) yo en realidad no sé nadar”
Lo tomo a Horacio de un brazo y comienzo a bracear despacio con el otro brazo, pataleando duro en forma constante y tomando mucho aire, Horacio sigue mis instrucciones se relaja y me ayuda pataleando y manteniendo el aire.
Observando claramente que nos alejamos de las piedras y de la visibilidad del sospechoso, a punto de alcanzar en pocos metros la rompiente que nos empujara’ hacia la playa, no deja de sorprenderme (y quedara’ para siempre en mi mente la imagen), la firme casi heroica determinación de mi amigo Horacio de cumplir con el pacto hasta las últimas consecuencias y definitivamente pasar un verano sin el gordo Sauvignon , francamente!!





JAVIER MIRO

18 comments:

  1. Mas relatos https://desgranandomomentos.blogspot.com.au/2016/11/convocatoria-literaria-este-jueves-un.html?showComment=1479839870528#c6264637030808873442

    ReplyDelete
  2. Replies
    1. Es un poco tragicomico , un abrazo !

      Delete
  3. Si es inventado esta genial, si es anécdota vivida, igualmente esta genial.
    Divertido y entretenido.

    ReplyDelete
    Replies
    1. En detrimento de la vanidad de mi imaginacion debo confesar que fue un hecho real, recien pude reirme una vez en tierra firme.El cuento alguna vez lo publicare tiene varias historias que describen al nefasto Sauvignon y justifican nuestra irresponsable reaccion.Gracias por pasar por mi blog , muy lindo el tuyo tambien .Un abrazo

      Delete
  4. Notable la urgente necesidad de escapar del gordo bajito de camiseta amarilla, hasta el punto de lanzarse al agua sin saber nadar. Divertida historia que, efectivamente, dió un giro inesperado a esa jornada playera.
    Un abrazo.
    P.D. Disculpa la tardanza en enlazarte, pero no he visto tu publicación hasta hoy sábado.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. En el corto relato quedamos un poco intolerantes o que lo discriminamos , pero hay algo obscuro en el personaje que forma parte de un relato mas largo.Gracias por la propuesta del jueves Saludos

      Delete
  5. Me has matado de la risa. Pobre Horacio, en la huida no le importó recordar que no sabía nadar, la misión era huir de tan peculiar personaje. Muy buen relato, lleno de humor y acción.
    Saludo

    ReplyDelete
    Replies
    1. ES ASI NO IMPORTABA YA MAS NADA, JAJA gracias por tu visita Un abrazo

      Delete
  6. Eso sí que es que la historia dé un giro insospechado...

    ReplyDelete
  7. ¡Muy bien contado! Hay personas que no se enteran que uno no quiere verlas ni en estampa (?)

    ¡Un abrazo!

    ReplyDelete
  8. Todo vale para estar disponible en la conquista! Ya he visto esa clase de abnegación
    Muy divertido giro, entretenido relato!
    Abrazo

    ReplyDelete
  9. Replies
    1. Me alegro mucho , gracias por tu visita, Un beso

      Delete