Translate

Tuesday, 10 April 2018

LULA PRESIDENTE QUE SE VAYAN ELLOS








Durante el tiempo de partido de los trabajadores en la oficina, la pobreza se redujo en 55 por ciento y la pobreza extrema en un 65 por ciento; el salario mínimo de 76 por ciento, desempleo reducido en desigualdad y tarifas sin precedentes reducido notablemente. 









Cualquiera que sea la verdad de las acusaciones contra él, Lula merece crédito por haber transformado la economía de su país vasto, desigual, elevación hasta 40 millones de brasileños salir de la pobreza extrema.

  
Durante sus ocho años como presidente de Brasil, hizo reformas y radicales cambios que produjeron la transformación social y económica de Brasil, que triplicó su PIB per cápita según el Banco Mundial,3​ al punto de convertir a la República en una potencia mundial.45​ Es ampliamente reconocido como una figura de su tiempo67​ y se considera que su gobierno fue clave para los éxitos económicos de su país, en particular en materia de reducción de la pobreza,8​ con programas sociales como Hambre Cero o Bolsa Familia, que contribuyeron a sacar de la pobreza a unas 30 millones de personas en menos de una década; a la salida de Lula de la presidencia, 52 millones de personas (el 27% de la población) se beneficiaban de Bolsa Familia.10​ En el plano internacional, jugó un papel destacado en asuntos como el programa nuclear de Irán y los debates sobre el cambio climático.

En el campo de la educación podemos ver cómo Lula da Silva ha conseguido alcanzar fuertes niveles de escolarización en todos los ámbitos, tanto universitarios como primarios, y en muchas regiones del país. En solo treinta y seis meses la población no escolarizada ha sido reducida entre 18 % y 29 %, considerando el grupo de cuatro a diecisiete años de edad.
Con la creación del FUNDEB (Fondo de Manutención y Desenvolvimiento de Educación Básica), el gobierno Lula espera atender 47 000 000 de estudiantes brasileños, con inversiones anuales de hasta R$ 7,3 billones.
En el área de educación superior, el PROUNI (Programa Universidad Para Todos), se destaca como el mayor programa de becas de estudio de la historia de la educación brasileña y latinoamericana, posibilitando el acceso de millares de jóvenes a la educación y estimulando el proceso de incluirse en la sociedad. En el año 2007, el PROUNI ofreció 265 000 becas de estudio en 1985 instituciones en todo el país. El gobierno también invirtió en la creación de once nuevas Universidades públicas federales, interiorizando el acceso a educación de calidad, pública y gratuita. Actualmente, las universidades federales ofrecen 135 000 plazas gratuitas.
En relación a la mortalidad infantil, Brasil también ha avanzado bajo el gobierno de Lula. La tasa de mortalidad infantil bajó de 69/1000 en 1980 a 21,2/1000.