Translate

Wednesday, 2 May 2018

VIOLONCELLO






foto: Monica Frau




Lo primero que me perturba es su delicada belleza, la perfección de sus curvas y relacion tan íntima que se establece al instante en que uno lo coloca entre sus piernas.


El perfume seco de la madera estacionada y su tremenda sensibilidad para detectar los mas mínimos cambios de tension de mis dedos, traen reminiscencias sensuales de romanticos encuentros.

Mi mente instala bruscamente como un flash la imagen de mi novia Alicia pero comprendo que es menester concentrarse en la solemnidad del momento.
Es inevitable al contemplar el violoncello, la pregunta sobre sus orígenes, como llegó a mis manos? ,o tal vez imaginar su pasado de amores perdidos en selvas tropicales aun creciendo salvaje ,floreciendo, fotosintetizando,tan contrastante con este presente de forma y disciplina.













Al decir de Yupanqui estos instrumentos de madera fueron anteriormente árboles y vibraron a merced del viento, y aprendieron del canto de los pajaros y de las caricias de las gotas de lluvia en las tormentas de verano.
Estrictamente rastreando su historia , nuestro encuentro y su consecuente destino fallido al caer entre mis piernas, se debe mas bien a los Luthiers Italianos de Cremorna que idearon un violín mas grande buscando una gama sonora  grave , con sonido deprimido y silente, como un eco.
En ese preciso momento  percibo anonadado la angustiosa presencia de una audiencia impaciente ,  que me desvía de esta búsqueda con sus movimientos histéricos,sus comentarios en voz baja y sus carrasperas.
Me decido a acometer con una apertura tanguera como inicio, infringiendo unos golpecitos en el puente del noble cello, aventura audaz de mis dedos firmes imitando palmaditas en las nalgas de mi amante.

Lo cual me recuerda nuevamente a mi novia Alicia , y su incierto, aleatorio destino despues de esta noche de excesos y de copas
La percusión me devuelve a la cuestión principal del origen , del porqué estamos aqui ? y el latido sobrio de la madera me lleva a esos bosques de la selva oranense , a la imponente presencia de sauces del cerro ,ceibos y peteribies que habrán donado su madera para que tan distinguido instrumento llegue a mis manos imprecisas.








Suelta ya de inercia o imperceptibles inibiciones mi mano izquierda toma coraje y desicion deslizandose hacia abajo impregnado la sala de vibraciones sorpresivas de registro flatulente.


Comprendiendo la urgencia del incidente , comando sin demoras a mi mano derecha ,a acompaniar la aventura con pequenios golpeteos del arco sobre las cuerdas.

Tres señoras gordas de la primera fila se retiran con torpeza hacia la puerta liberando una corriente de viento que acompaña el quejido de las crines de caballos de mongolia, antiguo material con que se fabricaban las cuerdas de este instrumento.




Mi dedos de la mano izquierda se desplazan mas rapidamente, tratando de recordar con poco éxito aquella introducción de "Oblivion" de Piazzolla , algún pasaje de Debussy o quizas el riff de "Humo sobre el agua" de Deep Purple .



Un señor de anteojos , gorra y bufanda se refriega el barbijo, tratando de conjugar estos sonidos, plasmados en su memoria vagamente en pasadas  experiencias con musicos de Free Jazz ,(fruto de caóticas sesiones allá por los 70's cuando improvisaban  bajo la influencia de altas dosis de acido lisergico).

A pesar de notar el éxodo de las tres primeras filas , mi confianza se incrementa , quizas por el efecto sinergico de la adrenalina y restos de alcohol aun en mi cuerpo , producendo movimientos espasmodicos epilepticos en mi mano derecha ,que ya cansada del peso del arco lo abandona y se dedica a pellizcar rapidamente las cuerdas como si se tratara de un contrabajo , fingiendo con torpeza ejecutar improvisaciones microtonales. 

Otro señor mayor, sentado solo en la última butaca de la cuarta fila parecería regocijarse siguiendo el ritmo con sus manos sobre el apoyabrazos  pero la enérgica rapidez de sus golpeteos a destiempo  se hacian mas identificables con los síntomas típicos de un parkinson avanzado.

En el éxtasis creativo de la performance descubro iluminado el verdadero origen del evento y recuerdo , que en medio de una sesion desenfrenada de shots de Tequila , recibo el llamado de mi amigo Marccelo , que me citó en este auditorio para charlar sobre un nuevo proyecto , luego de escuchar a un famoso instrumentista.


Me asalta el dilema de si el alcohol ingerido afectó mi pronunciacion al preguntar por Marccelo en la entrada y desencadenano' mi debut en el escenario con este artefacto entre mis piernas.






Veo a mi amigo acercarce rapidamente por el pasillo hacia mi rescate y me prometo firmemente  empezar mañana mismo mis lecciones de Cello, sin dejar de inquietarme por el destino de mi novia Alicia ante la imposibilidad de recordar, en la fragilidad de las confusas imagenes ,el lugar donde la habia dejado.






Mas relatos en:

 Monica Frau

http://neogeminis.blogspot.com.au/